El valor cultural del aguacate

El increíble sabor, su sabor, textura y propiedades ha convertido al aguacate en el alimento estrella y de más demanda a nivel internacional que ha cautivado a países como...

El increíble sabor, su sabor, textura y propiedades ha convertido al aguacate en el alimento estrella y de más demanda a nivel internacional que ha cautivado a países como Francia y Japón, pero poco se sabe del valor cultural que este fruto representa.

Evidencias aseguran que su consumo inició hace 7 u o mil años, uno de los primeros lugares de consumo fue Coaxcatlán en Puebla. De acuerdo al Códice Florentino, el aguacate también era conocido y apreciado por las culturas precolombinas, quienes distinguían tres especies distintas, el aoácatl, el quilaoácatl y el tlacacoloácatl, actualmente reconocidas como la especie mexicana, la guatemalteca y la antillana, respectivamente.

La cucata (nombre totonaca del aguacate) tenía una gran importancia para el pueblo de Ahuacatlán, quienes representaron el árbol de este fruto en un jeroglífico del Códice Mendocino, incluso hoy en día hay diversos lugares o poblaciones cuyo nombre está estrechamente ligado a la fruta, tal es el caso de Ahuacatenango, en Chiapas; Ahuacatepec, en Veracruz y Aguacatitlán en Guerrero, Jalisco y el Estado de México.

El yashu (nombre zapoteca del aguacate), simboliza innumerables beneficios económicos a un amplio sector de la población rural y semiurbana de varios estados de la República; especialmente para Michoacán, el estado que produce más del 80% de la cosecha a nivel nacional.

 




Articulos Relacionados