¿En verdad el clima frío causa los resfriados?

¿Cuántas veces nos han dicho “más vale que te abrigues o te va a pegar un resfriado”? Uno de los grandes mitos en torno a la salud es la...
resfriado

¿Cuántas veces nos han dicho “más vale que te abrigues o te va a pegar un resfriado”? Uno de los grandes mitos en torno a la salud es la creencia de que el frío es una causa directa del resfriado común. Sin embargo, no hay ninguna evidencia científica que respalde esta teoría.

Entonces… ¿por qué aumentan los riesgos de contraer un resfriado en estas condiciones?

Primero cabe aclarar que el catarro o resfriado común es una infección viral, es decir, el contagio se da por la transmisión de un virus de una persona a otra. Por lo general, el patógeno culpable es el rhinovirus.

Aunque es muy común que la gente llame “gripe” a un resfriado, la verdad es que la gripe es provocada por un virus distinto y los síntomas suelen ser más graves, como fiebre y dolor de cabeza.

Para enfermarse de un resfriado, solo basta con tener contacto directo con las secreciones de una persona infectada (por ejemplo, por medio de un beso o cuando alguien estornuda cerca). También lo podemos cachar cuando tocamos alguna superficie contaminada (el tubo del metro) y llevamos la mano a la cara.

Todos ya deben estar familiarizados con los síntomas del resfriado: congestión nasal, estornudos, tos. Las personas son más contagiosas durante los primeros dos días del resfriado.

El vínculo entre el resfriado común y exponerse al frío ocurre porque este clima seco favorece la transmisión del virus y esto se puede deber a una combinación factores.

Por ejemplo, cuando hace frío estamos más dispuestos a quedarnos en el interior de un espacio cerrado, compartiendo lugar por más tiempo con gente enferma.

También se ha observado que el rhinovirus sobrevive más tiempo y se reproduce más rápido en lugares con bajas temperaturas. Por tal motivo, el virus puede aguantar más tiempo en el exterior, sobre superficies contaminadas, esperando a tener contacto con un organismo.

El clima frío también debilita nuestras defensas naturales, volviendo nuestras células más susceptibles a la invasión de un virus, particularmente en la nariz. ¿Por qué? Porque uno de los mecanismos de defensa del cuerpo ante las bajas temperaturas es la de sacrificar ciertas partes del cuerpo para salvar a los órganos internos.

Recordemos que el hipotálamo es la parte del cerebro que reduce el flujo de sangre (glóbulos blancos) hacia las extremidades (y la nariz) para que los órganos vitales conserven un poco de calor. Al mantener el flujo de sangre caliente en el centro del cuerpo, las extremidades se enfrían y, por lo tanto, se vuelven susceptibles a una infección viral.

En resumen, es cierto que el frío no es una causa directa del resfriado, pero sin duda contribuye a ello, por lo que sigue siendo recomendable abrigarse bien cuando bajan las temperaturas.




Articulos Relacionados