Exhibirá pintor y escultor oaxaqueño “Ronda para los niños migrantes” en la CDMX

El pintor mexicano Fulgencio Lazo, nacido en Oaxaca en 1966 y residente en la ciudad de Seattle desde 1990, expondrá a partir del 21 de marzo próximo cuarenta obras...
Fulgencio-Lazo-Galería-Bernardini-1-650x370

El pintor mexicano Fulgencio Lazo, nacido en Oaxaca en 1966 y residente en la ciudad de Seattle desde 1990, expondrá a partir del 21 de marzo próximo cuarenta obras pictóricas y quince esculturas de la serie “Ronda para los niños migrantes” , realizadas de 2018 a 2019, en la galería y casa de subastas Bernardini, en la Ciudad de México.

La galería Bernardini y la editorial Carteles Editores realizaron por este motivo un libro de arte que acompaña la exposición, con un ensayo introductorio escrito por el crítico mexicano Jorge Pech Casanova y traducido al inglés por Erin Fanning y Daniel Sparler.

El texto introductorio del libro señala que, en estas obras recientes de Fulgencio Lazo, el colorido y el dinamismo de las imágenes responden a un ambicioso plan cultural y artístico: celebrar las travesías migratorias realizadas por niñas y niños, cuyo ingreso a otros países hace posible reforzar y establecer de manera continua el intercambio entre sociedades y culturas.

El más reciente empeño plástico de Lazo –añade el libro– es un canto sostenido a la luminosidad de la inocencia infantil enfrentada con los claroscuros de la emigración. Es señalada en esta serie la preponderancia de colores que celebran la luminosidad: amarillos, naranjas, rosas, rojos intensos. Los templados azules que predominaron en anteriores conjuntos pictóricos entran en balance con una gran descarga lumínica que apoya la afectuosa recreación de escenas de la niñez –explica el texto crítico.

El mismo ensayo introductorio refiere que el procedimiento del artista genera una colección de piezas “cuya gran calidez emotiva resulta imprescindible para inducir la inmersión del observador en un relato celebratorio y acaso admonitorio: recordemos que la infancia requiere de energía, calor y mucho afecto para su sostenimiento”.

“Las estrategias compositivas en esta serie son importantes porque permiten al pintor retomar elementos habituales en su obra, renovándolos, esta vez mediante la proliferación de figuras de niñas y niños”, explica el texto crítico. Añade que los navíos se han vuelto parte del paisaje emotivo de Fulgencio Lazo, y por ello “surcan con renovada resolución mares y ríos porque sus motores se alimentan del regocijo de sus pasajeros”.

El texto introductorio indica que la proliferación de reminiscencias del artista también contribuye a convertir esta serie en un ejercicio de la nostalgia, que se refuerza mediante los colores preponderantes en las obras mayores.

Además, abunda el ensayo sobre estas piezas, la ductilidad de la música es otro factor significativo en la obra del artista nacido en El Paraíso, una pequeña comunidad indígena de Oaxaca. Atendiendo al orbe musical que el pintor y escultor atesora, melodías recreadas mediante signos visuales toman su sitio una vez más en esta serie de obras, resaltando a la importancia que esa expresión cultural tiene en las comunidades de la Sierra oaxaqueña, sin olvidar otros hallazgos musicales que al autor le han sido deparados, especifica el autor del texto crítico.

En el caso de las piezas escultóricas de Lazo, puntualiza el crítico, el homenaje a la música vernácula es explícito y sostenido: varias de las obras en madera labrada y policromada se desenvuelven, se modulan y conforman con el tema de los músicos populares, asumiendo una especie de línea melódica que, girando sobre sí misma, va configurando las vetas de la madera hasta convertirlas en gráciles volúmenes escultóricos.

El escultor señala, así, la importancia que los músicos asumen en las sociedades mexicanas tradicionales, pues no sólo son los depositarios de un entretenimiento, sino se constituyen en los intérpretes de un conjunto de rasgos identitarios que, partiendo de melodías, dan forma y continuidad a un rito ceremonial sin el cual un pueblo halla dificultades para refrendar sus orígenes, sus raíces, subraya el texto del libro.

“Ronda de los niños migrantes”, exposición pictórica y escultórica de Fulgencio Lazo, estará en exhibición en la galería y casa de subastas Bernardini, en el número 26 de la calle de Arquímedes, en la colonia Polanco de la Ciudad de México, desde el 21 de marzo hasta el 21 de abril de este año.




Articulos Relacionados