Feria del “Rey Criollo”

En La Ventosa, en el Istmo de Tehuantepec, hay una variedad de maíz capaz de resistir vientos superiores a 100 kilómetros por hora, se llama zapalote chico, le dicen...
La-diversidas

En La Ventosa, en el Istmo de Tehuantepec, hay una variedad de maíz capaz de resistir vientos superiores a 100 kilómetros por hora, se llama zapalote chico, le dicen “el rey del Istmo”, se agacha cuando llega el viento y se levanta cuando parte; en San Antonio Nduayaco, en la Mixteca alta, otra variedad crece casi sin agua, en una zona en donde las precipitaciones pluviales son las de climas semiáridos, escasas; en San Cristóbal Honduras, Coatlán, la variedad que se encuentra es el cocoxle, no son granos sino varas, como las del trigo, es el tipo de maíz que precedió al de las mazorcas.

Se le llama perla, sangre de Cristo, conejo, chalqueño, olotillo, bolita, negro, rojo, pinto, teocintle, criollo… se llama biodiversidad, riqueza natural conservada por las comunidades. Son decenas de nombres y variedades de maíz nativas de Oaxaca que se reunieron ayer en Unión Zapata, una de las comunidades que custodia –junto a su cabecera, Mitla, y Yagul- uno de los lugares del mundo con los registros más antiguos del cultivo, las cuevas de Guilá Naquitz.

El sexto festival de la Biodiversidad compartió las experiencias de productores de decenas de comunidades que encuentran en el cultivo de este grano su casi única fuente de alimentación y subsistencia. Había manos que cosechan calabazas de 10 kilos, algunas dignas de ser fotografiadas por Tina Modotti, había ajonjolí, amaranto de tres colores distintos, chayotes de un kilo a 20 pesos, amole, guías, jamaica, muchas otras flores, raíces y frutos, pero el rey de la feria era criollo y estaba echado sobre petates.

Ahí estaba don Humberto Pérez, proveniente de Valle Nacional, habitante del Cerro del Metate, con las mazorcas amarilla, blanca y roja o “sangre de Cristo” que le da su tierra, dos hectáreas en las que produce dos toneladas. No hay diferencias más que el color, una da tortillas amarillas, la otra “cafecitas”. Él asegura, tiene cinco distintos tipos de actividad: sembrar maíz, cacao, café, calabaza y camote dulce.

Estaba también Carolina Cruz Cruz, una mujer proveniente de Santa María Natividad, que produce también en su traspatio un maíz a cuyos granos llama “perlas” que le dan para comer.




Articulos Relacionados