Historia de la herbolaria mexicana

Se denomina herbolaria al uso de productos de origen vegetal para la prevención, cuidado y/o alivio de síntomas y enfermedades gracias a las propiedades medicinales de los mismos. Esta...

Se denomina herbolaria al uso de productos de origen vegetal para la prevención, cuidado y/o alivio de síntomas y enfermedades gracias a las propiedades medicinales de los mismos. Esta tradición tiene un origen prehispánico en el cual se hacía uso de plantas nativas para el tratamiento de infecciones y parásitos intestinales.

Los sanadores indígenas afirman que el conocimiento fue adquirido a través de la observación de los animales enfermos, quienes cambian su dieta alimenticia mordisqueando hierbas amargas que normalmente rechazarían y aunque muchos animales tienen sistemas digestivos resistentes a ciertas toxinas vegetales, la prueba y error fueron puliendo sus conocimientos que después han sido comprobados o refutados por biólogos expertos.

La cultura prehispánica más influyente de México, la azteca o mexica, concebía a la medicina como un fenómeno holístico en que las enfermedades se consideraban consecuencia de causas sobrenaturales, mágicas y naturales por lo que la armonía con la naturaleza y el desarrollo de la herbolaria simbolizaba un equilibrio de las fuerzas.

Según algunos investigadores basándose en fuentes documentales, señalan que “un buen médico Nahua, tarasco, zapoteca o maya conocía y manejaba un número que variaba entre las 50 y 200 plantas medicinales”.

Aunque la llegada de los españoles significó un cambio radical en esta práctica, también terminó por complementarla y a esta flora endémica se sumaron especies gracias al contacto con otras culturas, gracias a esto existen casi 5 mil plantas medicinales en todo el territorio nacional; entre las que destacan la albahaca, el epazote, el eucalipto, la mejorana, el romero, el tomillo y la hierbabuena.




Articulos Relacionados